Todas las entradas de: admin

Acerca de admin

El que tiene las manos en la grasa y se pilla los dedos en los engranajes.

Mª José Cerezo. Coaching y consultoría de procesos.

Nuestro último coloquio tiene dos características particulares: el interés que provocó en los presentes, y la dificultad que entraña para resumirlo.

A partir de situaciones profesionales que ha vivido, María José Cerezo nos ha llevado suavemente a preguntarnos si, para fortalecer al cliente y ayudarle a descubrirse a sí mismo, un coach puede usar técnicas que no son propiamente de coaching.

Se refería a las que son propias del consulting, del mentoring y otras versiones del asesoramiento. Disciplinas que consisten en dar consejos o referencias externas.

Básicamente, se entiende que el coaching es el arte socrático de ayudar al cliente a encontrar en él mismo los medios para lograr sus objetivos. Una mayéutica, o capacidad de dar a luz a las soluciones como las comadronas lo hacían con bebés. “El verdadero conocimiento es el que nace desde dentro”.

El asesoramiento, sin embargo, consiste en recomendar – desde fuera, pues – cuales son los comportamientos o las decisiones que debería adoptar el cliente.

La pregunta básica del debate era, por tanto, si la técnica del coaching debe, cual la Susana del Libro de Daniel, quedar casta y pura, o si es admisible echar manos de consejos y proponer soluciones.

En algún momento, recordamos la metáfora de Watzlawick sobre el cambio personal, que comparaba la situación insatisfactoria del cliente al hecho de estar soñando. El autor nos comentaba que puedes encontrar muchas soluciones dentro de tu pesadilla, pero que ninguna te hará salir de la misma. Para que las soluciones se hagan reales, tienes que despertar. El coaching te hace mover dentro de tu sueño, pero a veces, son las aportaciones externas que aportan la variedad necesaria para hacerte despertar.

la comercialización de los servicios de coaching

El tema de esta reunión abierta era “la comercialización de los servicios de coaching”. Un coloquio abierto es aquel en el que no hay ponente invitado, sino que todos los participantes crean el debate.

Uno de los participantes mencionó, de entrada, que experimentaba frenos internos a la hora de pedir dinero a cambio de sus sesiones, otro en la dificultad que tiene para establecer un precio de sesiones que, tanto el cliente como el coach, encuentren justificado.

El conjunto de los presentes opinaba que el coach no vende tiempo sino resultados, no vende horas sino objetivos.

Como era de prever, se abrió un mini-debate sobre internet y su capacidad para captar clientes. Por lo visto, resulta muy costoso promocionarse en internet con eficacia y poco probable captar clientes sin una presencia intensa (y costes abultados). Sin embargo, hemos coincidido en que estar presente es imprescindible para aportar credibilidad al cliente a la hora de su decisión.

Una vez más, hemos recalcado con tristeza la poca conciencia que existe en España sobre la necesidad y aportación de un coach, sobre todo comparando con otros países. Tal vez sea un freno psicológico debido a la percepción que tiene el entorno social cuando uno comenta necesitar un coach. Algo que pasa con empresarios y nunca con deportistas.

Como siempre el debate fue denso y constructivo y nos hemos citado para el próximo.

Vicente Fernández – El coaching al servivio de la calidad y excelencia

El tema de reflexión y debate que nos propuso Vicente Fernández para nuestro 90 coloquio mensual, era “el coaching para la gestión de la calidad y de la excelencia”.

Después de catorce años dedicándose al coaching en las empresas, Vicente se declara convencido de que el coaching no constituye un fin en sí mismo, sino una herramienta al servicio de determinados fines.

A un servidor le recordó, en esto, lo que Nicholas Negroponte decía sobre Internet: que se puede ganar dinero en internet, pero no con internet.

Las empresas, añade, deben realizar muchos cambios [para adaptarse a los cambios que se producen en el entorno], y la necesidad de cambio se traduce por una necesidad de coaching para ayudar a este cambio. En efecto, cambiar empieza por vencer las propias resistencias en la forma de pensar.

Como otros ponentes antes él, Vicente se extraña de que no se requieran más servicios de coaches en las empresas, y lo atribuye a la dificultad de presentar “el producto” a una empresa cuando, aún, no se ha concienciado de su utilidad. A parte de escuelas de coaching, observa, no se ha generado proyectos empresariales alrededor del coaching. “No hay grandes consultoras de coaching como las hay en otros campos de la gestión”.

Coherente con esta visión global de herramienta al servicio de un todo, Vicente nos hace entonces partícipe de su decisión de modificar el rumbo y dirigirse a la consultoría de implantación de sistemas de gestión.

Se trata, explica, de ayudar a cada empresa a generar su propio modelo de gestión, no de plasmar algo que viene de fuera. En este proceso – nos comenta – el coaching es un conjunto de conocimientos, experiencias y utilidades de gran valor.

Seguimos, tras los postres, intercambiando preguntas y opiniones, y – como no – deseando a Vicente lo mejor en su expansión empresarial.

Pepe Crespo – Elegir y actuar

Para situar el tema del día, Pepe Crespo empezó con reflexiones sobre el papel de los docentes en la educación tradicional. En sus estudios, comentó, los alumnos aprenden a analizar en profundidad, pero no aprenden a tomar decisiones. Mencionó que, inclusive en las tesis de masters universitarios, se sobrevalora la parte investigación y análisis, pero dejando estrecho espacio a utilizar y mostrar la capacidad de elección y decisión.

Señaló que ocurre lo mismo en las empresas: acumulamos más información de la que podemos tratar y carecemos de decisiones.

Tras citar varios ejemplos de la dificultad que encontramos en las empresas para tomar decisiones, mostró la relación que tiene eso con el miedo al cambio y a salir de nuestra zona de confort.

Nuestro miedo a lo desconocido”, declaró, “nos hace rechazar a priori la innovación” y, obviamente, el tomar decisiones nos adentra dentro de un camino inseguro porque saliendo de lo que ya tenemos.

Tenemos que ser conscientes”, añadió, “de cuáles son nuestras áreas de confort, sino no seremos capaces de superarlas”.

A raíz de intercambios con los presentes – como es habitual en nuestros coloquios – recordó que elegir es renunciar. Y obviamente, renunciar duele.

Apuntó, con ejemplos (“If you can dream it, you can do it”), que la sociedad nos hace creer que podemos tenerlo todo, y cuando nos damos cuenta de que no es así, nos provoca frustración.

Después de los postres, continuamos con una tertulia alrededor del tema, otra característica de nuestros coloquios, abiertos a opiniones y experiencias de todos.

David Gandía: 4 casos y un funeral

La charla de David Gandía Sánchez estuvo rica en declaraciones propicias a despertar la reflexión. El ponente mostró sus cartas al declarar nada más empezar que no considera que el coaching ha de ayudar al desarrollo de las empresas… sino de las personas.

No obstante, y a pesar de que existe una tendencia ineludible de sustituir puestos de trabajo por sistemas automáticos, las empresas siguen siendo constituidas por personas y David Gandía considera que las oportunidades y el mercado del coaching son enormes.

En efecto, en cuanto a la necesidad que tienen los trabajadores de velar por su desarrollo individual, sentenció que “si tu empresa se mueve más rápido en el mundo, que tú en el mundo de las empresas, entonces tienes un gran problema de empleabilidad”.

Tu futuro en tu empresa, añadió, no está garantizado porque “una empresa no es dueña de su destino, su entorno lo es” y nadie puede garantizar que su empresa seguirá viva dentro de cinco o seis años.

Pero para tener una oportunidad de sobrevivir, las empresas deben cambiar de paradigmas de gestión y dirección. El empresario debe compartir mucho más sus miedos y sus inquietudes con su personal y considerar al empleado como un adulto. Además, a diferencia del pensamiento taylorista, la gente debe participar en la manera de hacer las cosas, en el cómo.

Hay que trabajar en equipo porque sin equipo, el empresario no será capaz de llevar a cabo su propuesta de empresa. Sobre la motivación y la implicación, comentó que la misión de la empresa ha de ser transcendental, el personal debe sentirse convencido de la utilidad y del sentido de su trabajo y encontrarle más motivos que el simple enriquecimiento de los accionistas.

El cambio de modelo directivo resulta, sin embargo, difícil porque “cuesta mucho que la gente en las empresas reconozca que sus miedos se convierten en obstáculos”.

Como es costumbre, el coloquio fue enriquecido por las preguntas y los intercambios de opinión de los participantes.

 

20161021

Invitación a ser ponente

CONVOCATORIA DE PONENTES PARA FORO COACHING VALENCIA

Conviértete en Ponente de uno de nuestros interesantes Coloquios mensuales sobre Coaching y Desarrollo Personal y Profesional que se celebran en Valencia los terceros viernes de cada mes desde hace ocho temporadas (llevamos 87 convocatorias).

Queremos brindarte la oportunidad de que nos traslades tus conocimientos o experiencias para debatirlas, como fuente de enriquecimiento mutuo, en un formato coloquial abierto a todas las tendencias y opiniones.

Para ello, solo tienes que remitir un correo electrónico a… antonioalonso@alonso-businesscoaching.es, indicando:

– Título de la ponencia
– Breve descripción de sus contenidos
– Perfil profesional del ponente

A la espera de tu propuesta, gracias por tu interés y recibe mi más cordial saludo.

Gil María Campos Alabau – Modelos mentales e innovación

En este 87 coloquio, Gil María Campos Alabau nos introdujo al tema “modelos mentales e innovación” a través de una interesante anécdota, extraída de su experiencia personal.

Ocurrió en Bolivia, y nos mostró como los modelos culturales de decisión pueden impedir toda innovación porque están basados en el logro de un consenso unánime que se antoja imposible. Producir un cambio obligaría a que todos los miembros de la comunidad guaraní cambiasen de modelo mental a la vez.

Aplicó a continuación el concepto de modelo mental al management de empresas, donde los cambios se ven dificultados – o impedidos – por la voluntad de seguir haciendo lo que ha funcionado en el pasado, independientemente de los cambios en el ecosistema.

Comparó las actitudes ante la innovación entre lo que pudo conocer de primera mano en el M.I.T. en Cambridge (USA) y las que suelen imperar en España. Estas últimas están condicionadas por las relaciones y alianzas de poder, mientras en el M.I.T. están fundamentalmente abiertas a cualquier aportación de los colegas y enfocadas a producir evolución.

Gil María comentó que, en varias organizaciones convencionales, las mejores innovaciones ocurren durante el almuerzo, porque las relaciones se ven liberadas de los modelos de poder y formalismo tradicionales(*).

Nació un interesante intercambio entre participantes del coloquio que propuso las siguientes ideas:
– innovar no es una opción en un mundo en profundos cambios, porque innovar significa adaptarse a los mismos,
– el futuro de las empresas pasa por la cooperación y la colaboración interna, porque la innovación procede de los intercambios abiertos entre personas (inteligencia colectiva),
– para poder innovar, es esencial adoptar modelos mentales muy abiertos.

 

(*) La misma observación llevó a Harisson Owen a desarrollar el muy productivo modelo de “Open Space Technology” (NDLR)

Miguel Ángel Zorrilla: vive tu pasión

Miguel-Ángel Zorrilla empezó el coloquio presentando su experiencia personal, en la que pasó de una formación de ingeniero a una ocupación fundamentada en algo que le proporciona un interés cercano a la pasión; en su caso dar sesiones de coaching.

Comentó que la primera etapa para vivir tu pasión consiste en identificar aquello que más te gusta hasta poder entusiasmarte, para luego elaborar una estrategia para poder vivir de ello.

En este momento, debatimos las diferencias entre vivir su pasión y vivir de su pasión. Miguel-Ángel opina que poder vivir su pasión y que llegue a constituir la fuente de tus ingresos es ideal, pero en el público se formuló la pregunta de si, al convertirse en una dependencia económica, puedes conservar el mismo entusiasmo que cuando era un hobby.

La clave, precisó el ponente, es conseguir vivir tu vida apasionadamente, y que el dinero no constituya un objetivo sino una consecuencia.

Como es habitual, la segunda parte del coloquio fue dedicada a intercambiar opiniones y experiencias personales relacionadas con el tema.

Ver las reseñas sobre su libro

FCV_152017

Marcos Gómez, ser coach antes que coachee ?

Ningún intento de traslación de lo hablado en nuestro interesante Coloquio de esta tarde puede cosechar éxito por más perito que pueda ser. De otra forma no tendría sentido la asistencia presencial, que además yo recomiendo mensualmente con el convencimiento de que se trata de una acertada decisión.

Defender la conveniencia de “Ser cocinero antes que fraile” en cualquier profesión es cuestión mayoritaria y el Coaching no puede ser excepción. La experiencia siempre es un grado y en esto hubo total consenso entre los asistentes, que manifestaron sus experiencias personales como demostración.

El tema se abordó desde diferentes enfoques, siendo los dos más significativos, el propio del título del Coloquio (ser Coachee para ser luego mejor Coach) pero también el que se refiere, en el Business Coaching, a haber sido Directivo para luego poder ser mejor Business Coach (ver mi opinión en el artículo “Ser cocinero antes que fraile”… http://www.alonso-businesscoaching.es/blog/2010/06/04/ser-cocinero-antes-que-fraile/).

Finalmente destacar la notoriedad alcanzada por los Coloquios de FORO COACHING VALENCIA que, en esta ocasión, ha concitado el interés de un asistente residente en Fuerteventura y desplazado hasta Valencia para honrarnos con su presencia e interesante opinión.

Hasta el próximo Coloquio de Julio (15/07/16), mis ánimos más encendidos a los cocineros y a los frailes que se emplean en conseguir un mundo mejor…

Raúl Plá: coaching educativo

Acaba de finalizar con gran satisfacción de los presentes el Coloquio mensual de FCV correspondiente al presente Mayo y que ha contado con la excelente intervención como ponente de Raúl Plá, quien nos ha trasladado mucha de su experiencia como introductor del Coaching Educativo en las aulas, ámbito de trabajo al que ha dedicado los últimos 25 años.

Si algo hay que destacar de su ponencia es su innegable compromiso y profunda vocación con la misión que todo profesor debe tener y que no es otra que la contribución al desarrollo personal de los alumnos. En esa búsqueda, Raúl nos propone la figura de Profesor-Coach cuyo paralelismo lo podríamos encontrar en el mundo empresarial con el Líder-Coach. Ambos son conscientes de que los caminos participativos son los que llevan a la obtención de los mejores resultados, pero ambos coinciden en que nunca pueden renunciar a la guía cuando se precisa de orientación.

No hay duda de que el tema de hoy era del interés de los asistentes a tenor de las muchas cuestiones planteadas desde los más diversos puntos de vista, toda una demostración de la pluralidad de nuestro colectivo y de su voluntad de participación…